¡VIVA LA REVISTA!

¡VIVA LA REVISTA!

martes, 23 de abril de 2013

"Los Chicos" y LA BLANCA DOBLE (y X)

El apoteósico boom de La Blanca doble llegó a paralizar incluso hasta la vida social madrileña enfrentándose detractores y partidarios, defensores, unos, acérrimos enemigos los otros, de tan simple obrita teatral derramando ríos de tinta en uno y otro lado. Sin embargo, lejos de entrar en toda la lluvia de polémicas que la revista trajo consigo, el maestro Guerrero organizó todo un aluvión de sorpresas para las quinientas representaciones de su obra. He aquí la entrevista que concedió[1]:
 
 
"Estos días se comenta con gran entusiasmo las muchas cosas que el maestro Guerrero ha organizado para conmemorar las quinientas representaciones de La Blanca doble. Como los rumores nada nos dicen en concreto, dedicimos visitar al compositor de las obras milenarias, para enterar a nuestros lectores de sus proyectos en general, y muy particularmente, de lo que piensa hacer en el Teatro La Latina, cuando La Blanca doble llegue a las quinientas representaciones.
 
 
 
Encontramos al maestro Guerrero en su despacho, ocupadísimo con la partitura de Sin novedad, señora Baronesa, opereta que será el primer estreno del Teatro Martín, coliseo donde actualmente se representa ¡Cinco minutos nada menos!, otra del popular maestro, que camina hacia las dos mil representaciones.
-Diga, don Jacinto, ¿es cierto que prepara grandes novedades para las quinientas de La Blanca doble sean un acontecimiento?
-Ciertísimo. Pienso entregar al Alcalde de Madrid todo el billetaje de esa función para que su recaudación la distribuya entre los más necesitados.
 -La gente comenta con gran entusiasmo lo que usted prepara para ese día.



 -Y eso que ignoran el fin de fiesta que habrá y otras cosas que no anuncio, porque quiero que sirva de sorpresa.
-¿Es verdad que la otra tarde se armó un escándalo en la taquila del teatro de La Latina, porque un espectador quería arrebatar a otro la última localidad que quedaba?
-Sí que lo es; pero con suponer eso mucho, no tiene punto de comparación con lo que está ocurriendo en provincias. En Sevilla, ante el éxito alcanzado, se prorrogó la actuación llegando en aquella ciudad, a las sesenta representaciones, que ya es decir, en ocasión de que los cines se ven adornados con las tres películas que alcanzaron el éxito de la temporada.
-¿Qué compañía dará a conocer en Barcelona esta opereta?
-La que encabeza Conchita Leonardo, o sea, la que actualmente trabaja en Sevilla.
-¿Cuándo debuta este elenco en Jerez?
-El día 12 del actual.
-¿Dónde también usted dirigirá la orquesta?
 
 
-Justamente. [...]
-¿Cuándo puso música a La Blanca doble, vislumbró el éxito del número “¡Ay, qué tío...!”?
-Desde luego; aunque no tan grande como el que ha alcanzado, que no hay sitio popular a donde no se cante el “¡Ay, que tío...!” Con decirle que hasta en los partidos de fútbol vitorean a los jugadores diciéndoles: “¡Ay, qué tío!... ¡Ay, qué tío...! ¡Qué golazo le ha metío...! [.
-¿Una anécdota?
-Le contaré la más reciente. Fui a Sevilla para dirigir la orquesta, y me enteré que la empresa había suspendido la función porque en aquella ciudad, el día 31 de diciembre, la gente no acudía al teatro. Rápidamente ordené prepararan 2000 botellines de vino, 200 bolsas de uvas, y que anunciaran la función al público. Esta cayó muy bien y la gente se aglomeró en taquilla a sacar las entradas, por lo que ante tal gentío fue preciso que todos ayudáramos en lo que estuviera a nuestro alcance. Yo me puse a cortar entradas, y cuando más preocupado me encontraba en mi nueva profesión, oí que me decían: “Oiga usted, haga el favor de rogar al maestro Guerrero que no empiece la función hasta que entremos todos”. Aquello me hizo mucha gracia, pero, muy serio, le contesté: “Descuide, que el maestro no empezará hasta que toos estén dentro”.
-¿Y al dirigir, no le reconocieron?
 -Ni que decir tiene. La ovación que recibí fue tan grande que no la olvidaré nunca.
 
 

 



[1] Ibídem, págs. 18-19.