¡VIVA LA REVISTA!

¡VIVA LA REVISTA!

lunes, 31 de agosto de 2015

Adiós a la sonrisa de la platea... (IX)

En este contexto del año 1975, la actriz con la ayuda de su hermano José Luis como empresario-gerente-productor-manager, Manuel Baz como libretista y Gregorio García Segura como maestro musical, monta su primera compañía de revistas y estrena Pura metalúrgica. Contrata a Arturo López como primer actor-director de escena, a Florinda Chico como actriz invitada, a Ricardo Valle, Ramón Reparaz, Amelia Aparicio, Tomas Pico, Emma Amalia, Nicolás Mayo y Regine Gobin con el ballet Ritmo 77. El debut fue en el Teatro Principal de Castellón, porque era un compromiso que tenían con el  empresario, el 20 de octubre de 1975. Enseguida se trasladan al Teatro Barceló de Madrid.
La muerte de Franco el 20 de noviembre, con sus tres días de absoluto luto nacional donde cerraron teatros y cines, el miedo y la duda de los españoles, el destape, las huelgas de actores, etc.… hacen mella en las compañías teatrales y Lina Morgan fracasa con este proyecto. La actriz desesperada recibe la llamada de José María Iñigo, enterado de la situación, y decide invitarla a su programa en TVE, Directísimo. La actriz y su compañía se trasladan a los estudios para hacer un par de números y a su regreso al teatro se encontraron con el cartel de “No hay localidades”. Cartel que no dejaría de colgar hasta que en 1993 abandona los escenarios teatrales. 
Lina Morgan nunca deja de pagar a la compañía su sueldo correspondiente. Estuvo sin cobrar durante dos años. Fue en San Sebastián donde amortiza la inversión teniendo que hacer por segunda vez una gira por el norte. Lina había invertido todos sus ahorros en esta aventura empresarial.


El 3 de diciembre de 1976 estrena nuevamente en el  Barceló, la revista Casta ella, casto él, de Manuel Baz y García Segura. Por primera vez en el género se contrata a un director de escena que no es el primer actor de la compañía como siempre había sido en este género. Desde este espectáculo Víctor Andrés Catena se encarga de la dirección de escena de los espectáculos de Lina Morgan, a quien acompañan en este nuevo estreno Florinda Chico, Antonio Ozores, Anne Marie Rosier, Ricardo Valle, Amelia Aparicio, Víctor Fuentes y Berto Navarro. El éxito es increíble.


Le sigue La Marina te llama, de Manuel Baz y Gregorio Gª Segura, para la que contrata a Antonio Ozores, Tania Ballester, José Cerro, Amelia Aparicio, Ricardo Valle, Lola Pons y Berto Navarro. Se estrena en el Barceló el 2 de diciembre de 1977. En un principio la obra no resultaba muy graciosa pero con el tiempo y las morcillas que metían Ozores y Lina la función pegó un cambio increíble. Incluso el autor de la obra pedía que en algún momento dijesen algo que estuviese en el libreto, ya que la obra tenía cortes por culpa de los dos actores cómicos, quienes se inventaban la función y cada vez que la representaban, ésta era más larga.


Llega, por fin, el momento de amortizar la inversión, y Lina está dispuesta a todo, tanto que entabla conversaciones con el empresario Colsada, con el que no se hablaba desde 1972 y es su hermano José Luis quien media entre los dos, para comprar el Teatro La Latina de Madrid. Enterados de que Colsada, que lo tenía abandonado y parecía una barraca vieja, quería deshacerse del local, consigue comprarlo por la escalofriante cifra de 127 millones de pesetas que paga en cómodos plazos. Primero lo alquilan y después lo subarriendan. Con una condición: deben hacer temporada en los teatros Princesa de Valencia y Apolo de Barcelona propiedad de Matías Colsada.


Tras doce años de ausencia en la ciudad condal por miedo a un boicot por parte de Matías Colsada, la actriz se presenta ante un público catalogado como exigente. Le aconsejan que no se presente, que su espectáculo resultará muy ñoño para aquel público. No hizo caso. Se presenta la noche del 15 de diciembre de 1978 donde permanece con enorme éxito y diversos homenajes hasta el 5 de abril de 1979. Su espectáculo La Marina te llama se convierte en el más milenario y el que mayores ingresos recauda desde la existencia de la SGAE. La noche del 12 de diciembre de 1979 debuta, después de ocho años de ausencia, en La Latina. Se convierte en un fenómeno teatral imparable con recaudaciones insuperables. Para este estreno cambia por completo la compañía contratando a Anne Marie Rosier, Tito Medrano, Amelia Aparicio, Ricardo Valle, Berto Navarro y Lola Pons.