¡VIVA LA REVISTA!

¡VIVA LA REVISTA!

lunes, 31 de agosto de 2015

Adiós a la sonrisa de la platea... (I)

El pasado jueves 20 de agosto se nos fue la cómica más popular y célebre de nuestro teatro contemporáneo. Decíamos adiós a una Lina Morgan consternados porque aún no podíamos creernos lo que sucedía. Desde estas líneas recordamos su trayectoria artística en distintos momentos a través de varias entradas. Esperemos que os guste. 
D.E.P. 

María de los Ángeles López Segovia, de nombre artístico, Lina Morgan, nació en Madrid un 20 de marzo de 1937, más concretamente en un segundo piso de alquiler de la calle don Pedro número 4, cerca de la castiza plaza de la Cebada donde se sitúa en la actualidad su teatro de La Latina Bautizada en la vecina parroquia de San Andrés, fue hija de un oficial de sastrería en la calle de Toledo, Emilio López Salas y de Julia Segovia García, que era natural de Las Navas del Marqués (Ávila) donde Lina veraneaba. Es la cuarta de cinco hermanos: Emilio, Julio, Julia y el benjamín José Luis. Cursó los estudios en la escuela municipal de la calle de San Marcos; después con una silla acuestas con su hermano pequeño fue a otra particular, aunque sólo hasta los 9 años. 


A esa edad pasa a estudiar baile clásico español en una academia de la madrileña calle de Pelayo, hasta que en 1948 gana un concurso radiofónico titulado “Salto a la fama” donde queda ganadora consiguiendo una beca para la academia de Karen Taff[1], en la calle Arenal. Allí estudia hasta que un día entra un representante buscando gente para la primera formación de la compañía “Los Chavalillos de España”. Es seleccionada, pide consejo a la familia y la autorización del padre.




[1] Mencionada academia continúa existiendo en la actualidad formando a múltiples alumnos en las diversas disciplinas del baile. Allí también dieron sus primeros pasos de baile Concha Velasco, Carmen Sevilla, Amparo de Lerma o Esperanza Roy entre otras grandes artistas.