¡VIVA LA REVISTA!

¡VIVA LA REVISTA!

viernes, 26 de julio de 2013

Crecimos con las estrellas de la Revista (VI): Luis Barbero

Luis Barbero nació en Madrid el 8 de agosto de 1916 en el seno de una familia de artistas, su padre era director de una orquesta de zarzuela. Tras estudiar piano y aparejador, decide dedicarse profesionalmente al mundo del espectáculo debutando sobre las tablas el 24 de diciembre de 1939 con la zarzuela El rey que rabió, de Ruperto Chapí.
 
 
En sus primeros años como actor, actúa como tenor cómico en los espectáculos de ases líricos que dirige Salvador Videgain y maestro del género chico, para luego pasar a las compañías cómicas de Loreto Prado y Enrique Chicote. Pionero también del denominado café teatro, no debutaría en el cine hasta el año 1957.

Fue con la película El hombre que viajaba despacito, de Joaquín Luis Romero Marchent. A partir de ese momento, se consolida como uno de los grandes actores secundarios del cine español, casi siempre en pápeles cómicos, a los que no fue ajeno su físico menudo y aire bonachón.

 

Presente también en televisión, participó en numerosas series y espacios dramáticos, como La casa de los Martínez (1967-1968), Estudio 1, Un, dos, tres... responda otra vez (1976-1977), La banda de Pérez (1997) o los infantiles Hoy también es fiesta (1973-1974), Fiesta (1974).


Mantuvo también su presencia sobre los escenarios, pudiendo destacarse su interpretación de Don Basilio en Doña Clarines (1979), de los Hermanos Álvarez Quintero, junto a Ana Mariscal, El rayo (1990), de Pedro Muñoz Seca, con Julia Trujillo o Usted puede ser un asesino (1994), de Alfonso Paso.


Tras haber trabajado en más de cien películas, curiosamente el papel que más popularidad le reportó fue uno de los últimos que interpretó, el de Matías Poyo, el inseparable amigo del Abuelo Manolo (Pedro Peña) en la serie Médico de familia (1995-1999). Más tarde y, debido al éxito cosechado con esta serie, intervendría en otras producciones televisivas como Éste es mi barrio, La banda de Pérez, Siete vidas o Manos a la obra, falleciendo en Madrid el 3 de agosto de 2005.