¡VIVA LA REVISTA!

¡VIVA LA REVISTA!

jueves, 31 de julio de 2008

Queta Claver, la "otra" reina de la revista ( y X)


He aquí, pues, gran parte del trabajo a que Queta Claver dedicó su vida: la interpretación.
En el ámbito cinematográfico destacaron sus actuaciones en: La bella Mimí (1963), La batalla del domingo (1963), El sexto sentido (1964), El mejor del mundo (1970), El vikingo (1972), Corazón solitario (1973), Una chica y un señor (1974), El chulo (1974), Tamaño natural (1974), Doctor, me gustan las mujeres, ¿es grave? (1974), No matarás (1975), Los pecados de una chica casi decente (1975), Las adolescentes (1975), Los buenos días perdidos (1975), La Corea (1976), Marcada por los hombres (1977), Parranda (1977), Los placeres ocultos (1977), Estoy hecho un chaval (1977), Tengamos la guerra en paz (1977), La guerra de papá (1977), Venus de fuego (1978), El hijo es mío (1978), Borrasca (1978), El hombre que supo amar (1978), Visanteta, estáte quieta (1979), El diputado (1979), El virgo de Visanteta (1979), Una noche embarazosa (1979), El sacerdote (1979), Memorias de Leticia Valle (1980), Habibi, amor mío (1981), Crónica de un instante (1981), La momia nacional (1981), Pestañas postizas (1982), Perdóname, amor (1982), La colmena (1982), El pico (1983), Extraño matrimonio (1984), El recomendado (1985), Otra vuelta de tuerca (1985), Tiempo de silencio (1986), El orden cómico (1986), El viaje a ninguna parte (1986), El pecador impecable (1987), Sinatra (1988), Amanece que no es poco (1989), Montoyas y Tarantos (1989), Contra el viento (1990), Beltenebros (1992), Los Porretas (1996) y Siempre hay un camino a la derecha (1997), que se convirtió en su última aparición en la pantalla grande.
En cuanto a su intervención televisiva, pueden destacarse las series y programas siguientes: Nada es para siempre (1999), Ada Madrina (1999), Compuesta y sin novio (1994), Encantada de la vida (1994), Primera función: “Paquita” (1989), Clase media (1987), La comedia musical española: “El sobre verde” , “La cuarta de A. Polo” y “Las leandras” (1985), Yo robo, tú chantajeas, ella estafa y además un muerto (1984), Anillos de oro: “A pescar y a ver al duque” (1983), Las pícaras: “La hija de Celestina” (1983), Estudio 1: “El sistema Fabrizzi” (1982), “No hay novedad, doña Adela” (1980), El vecino del tercero interior” (1979), “Los ladrones somos gente honrada” (1979), “Un cochino egoísta” (1973), Juanita la Larga (1982), Teatro breve: “La última vedette” (1981), “El sexo débil” (1980), “Las codornices” (1980), Los mitos: “Ifigenia” (1979), Suspiros de España (1974), Novela: “La casa de las locas” (1974), “Vera” (1972), “El amor de Dennis Haggerty” (1968), “Los caminos del Señor” (1968), “Nunca llueve a gusto de todos” (1968), Tarde para todos (1973), Sospecha: “Oficialmente muerto” (1971), Teatro de siempre: “Mi familia” (1969), Gigantes y cabezudos (1969), Fábulas: “El asno y el caballo” (1968), etc.
Queta Claver continuó trabajando incansablemente hasta poco antes de morir. Una complicación respiratoria agravada por su afición al tabaco acabó con su vida el día 3 de mayo de 2003. Murió prácticamente sola, con la única compañía de un gato y un perro. Padecía graves apuros económicos. Ni siquiera tenía teléfono. Lamentablamente nada pudo hacerse por su estado de salud. Enriqueta Claver Delás abandonó este mundo pasando prácticamente desapercibida. Sólo algunos pocos medios de comunicación se hicieron eco del suceso, algo frecuente en un país que olvida prontamente a sus estrellas tras encumbrarlas a los más altos puestos de popularidad. Valgan estas líneas como homenaje a una de las mejores actrices de este país y sirva, como epitafio, a tan insigne artista las palabras que Jaime Salom escribió en un conocido diario madrileño como obituario tras su fallecimiento: “[...] Adiós, Queta. Tu nombre, tu figura y tu manera de decir los más variados textos serán recordados siempre. Se nos ha ido una auténtica actriz, orgullo de tan noble profesión, que tocó todos los géneros y trabajó mientras le permitieron sus fuerzas... Queta Claver, de profesión, de vocación y de corazón, actriz. Ésta fue su vida, éste fue su orgullo”.[1]
Siempre nos quedarán en el recuerdo su trabajo, sus melodías, sus interpretaciones y esos impresionantes ojos verdes: “... y no te olvides nunca de Ana María...”
[1] SALOM, Jaime: “Fe en unos ojos”, en LA RAZÓN, año VI, nº 1629, Madrid, 03 de mayo de 2003, pág. 50.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Juanjo;como muy bien dices, "este" es un pais que olvida muy facilmente a actores, que nos hicieron pasar momentos inolvidables desde el escenario.
No vivi los años "de gloria" de Queta Claver en la revista -los de "Ana Maria" i Muñoz Roman-, pero si la vi varias veces en revistas de Colsada, de aquellas que no pasaran la historia.

Si en cambio, vi muy buenos trabajos teatrales, como aquella "Micaela" de Calvo Sotelo i "Culpables" de Jaime Salom, que en un compañia en que compartia cabecera con Arturo López, "aterrizó" en el Teatro Municipal de mi ciudad, en un largo fin de semana, en que media ciudad estaba de vacaciones, y consiguió atraer aproximadament a unos ¡40 espectadores¡¡¡ para 4 representaciones(2 x obra).

Este mismo teatro se llenó hasta la bandera, cuando años más tarde, con el tambien desaparecido JOSE Mª PRADA, representaron EL SUEÑO DE LA RAZON de Buero Vallejo, en los papeles que en Madrid estrenaron Maria Asquerino i José Bódalo.

Pero para mi, su interpretación más memorable, fué en el Teatro Moratin de Barcelona, en una obra de Jaime Salom -IMPOSIBLE RECORDAR EL TÍTULO¡¡-, en la que interpretaba a una vendedora de un mercado, locamente enamorada de su marido -el genial LUIS PRENDES-, al que temia perder, por considerarse inferior. Queta, estaba GENIAL¡¡, en bata i pantuflas.Si alguien me puede facilitar el título se lo agradeceré.

Gracias por los articulos dedicados a Queta. Espero más

Pere dijo...

Recordé el título de la obra de Salom; LA NOCHE DE LOS CIEN PÀJAROS.
Gràcies.