¡VIVA LA REVISTA!

¡VIVA LA REVISTA!

domingo, 25 de agosto de 2013

Crecimos con las estrellas de la Revista (XXX): Raquel Daina


 
Raquel Daina nació en Madrid en 1918. Pertenecía a una familia artística, ya que su abuelo, Perico Daina, actuaba a finales del siglo XIX, aunque sólo en Aragón. Su padre era Fernando Daina, actor de teatro, tenía varias tías en la profesión y su hermana es la conocida vedette Irene Daina. Se conoce que debutó en la compañía de Salvador Videgain García. Durante la guerra se encontraba actuando ya en el  Teatro Pavón de Madrid y luego pasó al teatro Ideal. De esta etapa son los reprises de infinidad de zarzuelas y algunos de sus primeros estrenos.

 

Los comienzos en la compañía del Pavón y el Teatro Ideal de Madrid durante la contienda, la hacen ser una actriz polivalente y de grandes cualidades, como se observa en esta etapa de Zarzuela, reponiéndose títulos como La del manojo de rosas, Serafín el pinturero, Los claveles o La tempranica.También el paso a la revista lo hace con la dirección de Videgain, en el estreno de La Flauta de Bartolo de Enrique Povedano , 1939 en el teatro Maravillas de Madrid. Entre 1945 y 1946 en la compañía de Antonio Paso Díaz actúa en el teatro de la Zarzuela con obras como El hombre que las enloquece, ¡Tabú!, Una mujer imposible, Buscando un millonario música de Daniel Montorio y Los últimos días de Mendo. En 1947 intervinó en Historia de dos mujeres de José Muñoz Román en el teatro Martín y junto a Rafael Cervera y Lepe.

 

Es empresaria a partir de los años cincuenta con su propia compañía de revista hasta los años ochenta en distintas temporadas, dependiendo de los proyectos, aunque acepta ofertas como vedette o primera actriz de otras compañías. La mayoría de las estancias de su compañía se harán en Barcelona, ciudad donde se hizo muy querida y admirada y donde vivía.




Su carrera de vedette entra en declive por lógica con la edad y se la empieza a relegar por los empresarios de la época de los años ochenta, varias desavenencias por exigencias suyas surgen por la prensa. Pero siempre se la recuerda en sus actuaciones en los teatros del paralelo como el Teatro Apolo y el Teatro Victoria de Barcelona.