¡VIVA LA REVISTA!

¡VIVA LA REVISTA!

sábado, 27 de noviembre de 2010

Concha Velasco... ¡Mamá, quiero ser artista! (II)

Inicia su carrera en el cine a los quince años en La reina mora (1954), a la que siguen numerosos títulos también como actriz de reparto entre los que destacan La fierecilla domada (1956). Rueda luego como coprotagonista Muchachas en vacaciones (1957) y Las chicas de la Cruz Roja (1958), su consagración profesional, junto a Tony Leblanc, con el que rodaría seis películas. A esta época de actriz juvenil pertenecen éxitos como Los tramposos (1959), El día de los enamorados (1959), Julia y el celacanto (1959), Amor bajo cero (1960), La verbena de la paloma (1963)..., entre muchos otros, destacando Historias de la televisión (1965), donde, por exigencias del guión, Conchita interpreta en una escena de la película una canción compuesta por Augusto Algueró y el músico-letrista cartagenero Antonio Guijarro titulada "La chica yé-yé". Conchita es bautizada para siempre con ese título. Se encuentra de improviso con un éxito como cantante, algo que reconoce no haber sido nunca, pero aún así graba ocho discos con Belter. Más adelante, hace grabaciones de sus espectáculos Mata Hari, Mamá, quiero ser artista, Carmen Carmen, La truhana... En 1990, hace una nueva versión de la popular Chica ye-ye, conmemorando los 25 años de su lanzamiento.
A finales de los 60, Conchita va realizando ya «papeles de esposa» en filmes con directores como Mariano Ozores, José Luis Sáenz de Heredia o Pedro Lazaga como Las que tienen que servir (1967), Cuatro noches de boda (1969), El taxi de los conflictos (1969), La decente (1970), Préstame quince días (1971), Venta por pisos (1971), Yo soy Fulana de Tal (1975), etcétera... y comienza una serie de colaboraciones con el popular cantante Manolo Escobar en títulos como Pero, ¿en qué país vivimos? (1967), Relaciones casi públicas (1968), Juicio de faldas (1969), En un lugar de la Manga (1970), Me debes un muerto (1971)... En todas ellas aparece junto a las principales figuras del cine español del momento, como Alfredo Landa, José Luis López Vázquez, Antonio Ozores, el mencionado Tony Leblanc..., y comparten el género de comedia ligera tan frecuente en el cine español de la época.
En la época de la Transición, realiza papeles de corte más serio en películas como Tormento (1974), Pim, pam, pum... fuego (1975) de Pedro Olea, Las largas vacaciones del 36 (1976), Esposa y amante (1977), La colmena (1982) de Mario Camus, Esquilache (1989) de Josefina Molina, por la que fue nominada al Goya a mejor actriz de reparto, y Yo me bajo en la próxima, ¿y usted? (1992).
Sus últimas apariciones en cine han sido en Más allá del jardín (1996), nominada al Goya a la mejor actriz, París-Tombuctu (1999), cumpliendo su sueño de trabajar junto al director Luis García Berlanga, km. 0 (2001), El oro de Moscú (2002), Bienvenido a casa (2005), B & B (2006), Chuecatown (2007) y Enloquecidas (2008).