¡VIVA LA REVISTA!

¡VIVA LA REVISTA!

miércoles, 8 de septiembre de 2010

Teatro Apolo, catedral de la revista en Barcelona ( y II)

El solar que ocupaba el teatro, de gran valor inmobiliario, junto con la Bodega Apolo y el pequeño parque de atracciones, que incluía una pequeña sala de cine, se vendió después de largas negociaciones. Se derribaron todas las edificaciones en 1991 y en pocos años se construyeron un parking y un hotel. Don Matías Colsada cumplió su promesa; se reservó parte del terreno y construyó el nuevo Teatro Apolo, que sigue funcionando con éxito.
En el mismo solar donde estaba situado el antiguo Teatro Apolo se encontraba la que fue la famosa Bodega Apolo. Alcanzó su fama por ser un lugar de encuentro y actuación de viejas glorias de los escenarios, y porque los precios de sus consumiciones eran realmente baratos, sobre todo en la época de la post guerra, cuando lo regentó Don Manuel Puga, con lo que su público era realmente muy popular. “En esta casa se come, se fuma y se bebe por una peseta”, rezaba el eslogan del local. El “menú” consistía en un brioche con mortadela, un cigarrillo mataquintos y un vaso de vino…
En la década de los 60 y 70, cuando la homosexualidad estaba perseguida por el régimen franquista, actuaron en este local, desafiando la censura, travestís y gays, así como numerosas viejas glorias del mundillo del music-hall.
En 1991, como consecuencia del derribo del antiguo Teatro Apolo y de su parque de atracciones, desapareció también la Bodega.