¡VIVA LA REVISTA!

¡VIVA LA REVISTA!

domingo, 12 de septiembre de 2010

Mary Begoña... ¡Ay, sandunga, sandunga, sandunguera! (II)

Una vez que su carrera en espectáculos musicales comienza a languidecer emprende su carrera cinematográfica, que se inicia con "La Reina del Tabarín" (1960), de Jesús Franco. Su perfil en la pantalla grande responde al registro cómico casi siempre en personajes secundarios de presencia castiza y descarada como la prostituta que interpreta en "¡Cómo está el servicio!" (1968), de Mariano Ozores. Interviene igualmente, entre otras, en "La boda del señor cura" (1979), "...Y al tercer año, resucitó" (1980), ambas de Rafael Gil, "¡Qué verde era mi duque!" (1980), de José María Forqué o "La Lola se va a los puertos" (1993), de Josefina Molina y protagonizada por Rocío Jurado.
Paralelamente continua trabajando en teatro consolidando su posición como una de las actrices cómicas por excelencia de la escena española. Lo avalan obras como Los viernes a las seis (1976), de Juan José Alonso Millán, con José Bódalo, Los ladrones somos gente honrada (1985), de Enrique Jardiel Poncela, Con la mosca en la oreja (1988), con Analía Gadé, La venganza de la Petra (1991), de Carlos Arniches o Aprobado en castidad (2001) de Luis Peñafiel, o El cianuro... ¿solo o con leche?, de Alonso Millán, con María Isbert. No obstante también ha demostrado sus dotes para la tragedia en Doña Rosita, la soltera (1988), de Federico García Lorca, con Silvia Marsó, Vicky Lagos y Julia Martínez, bajo dirección de José Tamayo.
Si bien viene interpretando pequeños papeles en televisión desde la década de los sesenta, el perosnaje por el que más se la recuerda en la pequeña pantalla es el de Asunción, la tía de Reme (Lina Morgan) en la serie de TVE Hostal Royal Manzanares (1996-1998).