¡VIVA LA REVISTA!

¡VIVA LA REVISTA!

lunes, 5 de agosto de 2013

Crecimos con las estrellas de la Revista (XXII): Azucena Hernández

Azucena Hernández Iglesias nació en Sevilla el 21 de marzo de 1960. Con sólo 17 años fue seleccionada como Miss Cataluña en la localidad de Agramunt y más tarde se presentó para Miss España en Campello (Alicante).
Después se fue a Madrid empezando su actividad como actriz en 1978 en la película: Las eróticas vacaciones de Estela, del subgénero conocido como “Cine S” de la Transición. Le siguieron otras películas similares como Bacanal en directo, y otras de corte humorístico como El consenso.
 
 

En 1980 intervino en la película de terror El retorno del hombre-lobo, de Paul Naschy, que fue exportada a varios países bajo el título de The Craving, lo que le proporcionó cierta popularidad en el extranjero, popularidad revivida posteriormente a través de foros de Internet.
 
 
Probó fortuna en el teatro, llegando a intervenir en la obra Enrique IV, adaptación española de la original de Luigi Pirandello así como en algunas revistas musicales como Las leandras (1978) o A por todas (1984), entre otras.
Además apareció en varios programas de televisión, actuando primero en Antología de la Zarzuela o La comedia musical española, ambos de Fernando García de la Vega. Llegó a participar también como azafata en el programa concurso de Ding-Dong, con Andrés Pajares y Mayra Gómez-Kemp.

 
Su vitalidad, junto a su belleza y a sus gran vocación con ganas de triunfo, consiguió hacer de ella, una actriz importante durante la década de los 80. Pero tras realizar la película La estanquera de Vallecas, un gravísimo accidente de tráfico en Las Rozas de Madrid, en la noche del 15 al 16 de octubre de 1986 hizo que acabase tetrapléjica teniendo que usar una silla de ruedas, frustrando su emergente carrera en el cine.




Posteriormente ha hecho algunas apariciones en televisión acerca de la dura adaptación a su discapacidad.