¡VIVA LA REVISTA!

¡VIVA LA REVISTA!

lunes, 1 de abril de 2013

"Los Chicos": Fernando Santos (IV)


Por aquel entonces funcionaba en Salamanca el Cuadro Artístico del Frente de Juventudes que había formado un cuadro artístico que dirigía Germán Herrero. Fernando, armándose de valor se presentó para que le hicieran una prueba y lo aceptaron incluyéndolo en la compañía. A partir de ese momento empieza a ir por los pueblos con los chavales del Frente de Juventudes representando distintas obras, algunas veces también en la capital, disfrutando enormemente con lo que más le gustaba, a la vez que lo compaginaba con su trabajo en la Caja de Ahorros. Cuando no trabajaba, se iba al teatro a ver a los actores de la época como Tina Gascó, Fernando Granada y otros muchos.
 
Como anécdota decir que se las ingenió, ya que como Botones de la Caja de Ahorros llevaba cambio a todos los teatros,  para conseguir un pase (sin numerar) y se veía todas las funciones. Desde entonces, siempre pensó que la mejor escuela del actor es ver a otros actores, de unos  se aprenden sus virtudes escénicas y, de otros, a no caer en sus defectos.

 
Al finalizar la Guerra Civil, don Eusebio volvió a casa, era el momento de replantearse el futuro de la familia, por lo que Fernando aprovechó para notificar a su padre su afición por el teatro que ya estaba totalmente decidida, pero éste en principio, no quiso ni oír hablar de ello. Fue tal su insistencia, que don Eusebio decidió consultar con un sacerdote ya que no aprobaba la afición artística del benjamín de la familia y no sabía como resolver el problema. El sacerdote le aconsejó que dejara a su hijo hacer una primera incursión en el mundo artístico para que probara, que seguramente se daría cuenta de lo dura que era esa profesión, se le pasaría esa locura y volvería a casa como el hijo pródigo.