¡VIVA LA REVISTA!

¡VIVA LA REVISTA!

lunes, 15 de abril de 2013

DEL CUPLÉ A LA REVISTA y Olga Mª Ramos, vuelven a triunfar en Granada


 
Del Madrid castizo
A la soleada Andalucía vino,
Granada, tierra mora,
Bienvenida le hizo.
Entre cuplés y revistas
Alegrías reparte
Con Pablo, su pianista,
Ella sola, luminosa arde.
Tarde de jueves,
Lleno total,
La última cupletista
Volvió de nuevo a triunfar.
A Sara recuerda
Entre emocionada y anhelante,
De violetas y relicarios
Homenajea con su arte.
Y también añora a doña Mariquita
y ríe con tápame,
el público la premia…
¡Tú sí que vales!
Sufre, canta, ríe, llora,
Gime, lamenta, siente,
Interpreta y emociona…
¡Díos mío, cómo es Olga!
Y los espectadores la siguen.
Y una señora mayor se emociona:
“¡Ay, señor, si la conociera en persona!”
Y del escenario se baja
Y entre el público se mezcla,
Recuerda tiempos pasados
Que aún nostálgicos se tornan.
Y después brilla la supervedette,
De lentejuelas y plumas viste,
Boas, marabúes, collares y diademas
Ay, maestro Alonso, qué perla perdiste.
Del universo de la revista
Abandera y atesora
El dulce arte que Talía le brindara
Cual tesoro poseedora.
Y vive Las corsarias,
Y de La Lola hace persona
Y se marca un chotis que
Ella sabe hacerlo sola.
El esplendor de la revista
Aún vigente continúa
Es Olga, la artista y, ¡vive Dios!
Mejor persona.
Y llega la estudiantina
Y Las leandras emocionan
Y tras el Madrid de Lara
Olga bajo palio es Señora.
Y hace de todos la bandera
Por la que España sufre y llora,
Sólo un milagro de Olga
Hace que alumbre y desborda…
Y olés, olés,
Y bravo, bravo
Y el público sólo pide:
Ay, Olga, no nos vayamos.
Tarde excepcional,
De jueves granadino,
Y Sara en las alturas
Se queda a medio camino,
Porque Olguita,
La descendiente de los Sanguino,
Ha hecho una cosa:
Sublimarnos en extasío.
Un candente clamor
Y un foco que se apaga,
Y el cuplé y la revista
Ambos, tranquilos descansan.
Por que sólo una,
Una sólo, la Ramos María
Patrimonio de lo divino
Con claros arpegios
Y celestial título
Ella siempre hace
Que la platea sonría
Y sublime confirme
Lo que Lope diría:
“Hay que darle gusto al vulgo”
Y la que siempre lo hace,
La que siempre lo ansía
Es la rescatadora eterna,
Aquella que no tiene aristas,
La hija del cuplé,
El rostro de fantasía
Que dibuja Olga Ramos
Cuando ve a su Olga María
Y el Cipri, orgulloso,
A su esposa le afirma.
“¡Qué bien lo hicimos, niña!
¡Qué gran artista
Es nuestra Olga María!”